sábado, 16 de octubre de 2010

Métodos para una lectura efectiva


Métodos para una lectura efectiva
Cómo llegar a los demás con un mal texto
Técnicas para convertirse en un escritor consumado

Vestiremos de colores llamativos.
Usaremos anillos pulseras, peinados raros y todo aquello que pueda atraer a la vista fácilmente.
No beberemos alcohol por lo menos cuarenta y ocho horas anteriores a la lectura.
1 hora antes tomaremos infusión de jugo de pera más una nuez molida.
El pelo de ser teñido se recomienda que sea de color rojo, violaceo y sus derivados.
Los textos deberán estar escritos a doble espacio, y preferentemente en color azul, ya que es el color de la protección del Arcángel Miguel.


Como primera medida semblantearemos al publico. Si el texto es de carácter amoroso nuestra mirada deberá enfocarse a individuos jóvenes de entre 20 y 30 años, no más, ya que pasada esta edad las experiencias afectivas suelen dejar capas gruesas de insatisfacción lo que nos dará un público hostil que interrumpirá la lectura con chasquidos o movimientos oscilatorios molestos.
Si el texto es cómico nos concentraremos exclusivamente en personas mayores de 40 años.
La infancia, la melancolía pueril, y todo lo nostalgioso será dirigido a personas mayores de 50 años; y si nuestro texto incluye plantas, frutas, animales o arte culinario mayores de 60 años.

Si leemos directamente del libro, tomaremos éste con la mano izquierda desde el centro, procurando así que la mano derecha se encargue de los gestos de la expresión.

Si es de una hoja suelta deberá tomarse ésta con ambas manos, dejando el papel perpendicular al rostro en un ángulo de 45º.

Procuraremos que nuestra boca esté sin pintar, sana, limpia y sin saliva para evitar así imprevistos escupitajos o manchas en la hoja, pero tampoco demasiado áspera o seca.
El aliento deberá ser natural. Las personas con aliento fuerte, fétido o intenso deberán comer un caramelo de miel cinco minutos antes, advirtiendo no dejar restos dentro de la boca al momento de la lectura.

Todo lo de carácter subjetivo, emociones, sentimientos, aflicciones, estados de ánimo lo pronunciaremos nasalmente. De esta forma la palabra tristeza la pegaremos al paladar brevemente como si se tratara de un chicle. De esta forma acolchamos el efecto de los significados en las personas.
Los objetos, quehaceres, acontecimientos, los pronunciaremos como un rechinar general de dientes. Dándole un tono metálico a las palabras les quitaremos su importancia afectiva.

El ahogado: Los nombres de persona los pronunciaremos “ahogadamente”, ejercicio por el cual retenemos el aire con el vocablo dentro, soltando imprevistamente como si fuese lanzada de una catapulta. Así diremos Inesss, reluciendo la S final.

Las frutas ,verduras, marcas, nombres de ciudades irán seguidas de una mirada corta y efusiva, mirada en galope, a este técnica se la denomina “el refucilo”. Así cuando vemos el arribo de la palabra con un ligero revés de la mandíbula levantaremos la mirada por 1 o 2 segundos sin pestañar.
La palabra amor, ausencia, así como toda la conjugación del verbo doler, partir, querer o temer se le deberá anteponer un temblequeo facial denominado
“el pensionado”. Este movimiento consiste en dejar suspendida la mandíbula en un oscilante movimiento semejante al temblequeo ceñil. Accionaremos el pensionado
cuando la pálabra entre en su última sílaba.

El solitario: Esta forma de lectura se aplica exclusivamente cuando se nos invita a leer en lugares donde no somos bien recibidos. Como su nombre ya lo indica, consiste en leer en 2 tonos superiores al normal, haciendo oídos sordos de todo lo que ocurra a nuestro alrededor.

El sapito: consiste en adelantar la lectura lo más que se pueda, saltando y comiendose los versos y estrofas. Se utiliza cuando el texto es muy malo y deseamos concluírlo rápidamente, tratando en lo posible de no perder el hilo conductor.
Para “el sapito” se requiere de mucha destreza y habilidad mental.

La timidona y el convaleciente: Utilizaremos este método fundamentalmente para narrativa extensa, textos densos, capítulos de novela, decálogos, prólogos, epílogos y todo otro contenido que pueda resultar aburrido y sin interes. Parándonos con media joroba hacia delante daremos a la platea un aspecto de desconfianza, estreñimiento y fragilidad. Los ojos deberán estar a medio abrir, las palabras deberán ser pronunciadas en un tono bajo, sin abrir mucho la boca. La gente no suele poner resistencia a esta clase de actitudes y lo dejará a ud llegar al final de su narración en absoluto silencio.
El convaleciente es el mismo método pero las palabras deberán ir entre pausas de cuatro segundos, no más.
Advertencia: Se prohibe mirar al público durante la lectura en modo convaleciente.
En caso que el público sea difícil o comience a inquietarse podemos utilizar ambos métodos seguidos uno del otro. De esta forma leeremos medio texto en “timidona” y otro medio texto en “convaleciente”.

La licuadora: Quizás el más complejo de los métodos de lectura. La licuadora es el rejunte de todos los ya mencionados comenzando en “sapito” y concluyendo al final en “solitario convaleciente”.

El gritón: Consiste en intercalar los versos con subidas imprevistas del tono de la voz hasta 3 semitonos arriba.
Así diremos:

ME GUSTAS CUANDO CALLAS
Porque estas como austente
DISTANTE Y DOLOROSA
Como si hubieras muerto

El escalofrío: Exclusivo del poema romántico. Luego de pronunciar las palabras Corazón, recuerdo, deseo cielo y/o noche cerraremos los ojos durante 3 segundos consecutivos dejando en vibrato la última vocal o consonante. Así diremos:

Corazónnn (ojos cerrados) 1…2…3 abrir



Hay tres métodos que corresponden al segundo nivel para lectores expertos que los menciono aquí, pero no los practicaremos por ahora. Ellos son:

La cucharita: que consiste en un breve comentario sobre el texto o sobre cualquier cosa que se nos venga a la cabeza antes de leer. Sería como unas palabras previas a la lectura. En los lectores más osados la cucharita puede llegar a la media hora de duración.

El encausado: Lectura de espaldas

La cansadora: leer sentados.

Espero que les haya sido de utilidad.
Seguiremos con el segundo nivel, más ejemplos prácticos y video adicional la semana entrante.

Por una exitosa lectura de malos textos!

martes, 2 de marzo de 2010

Dos Velatorios


Falleció el abuelo Salmiro, y tuvo la muerte más dichosa. Murió sentado, esperando su turno en las bochas, en el Centro de Jubilados "la nueva esperanza". Era el clásico del domingo, "Los bastones reboltosos" vs Hogar de día "El caracol pensionado".
Viudo, sin hijos, pero con dos hermanas aún vivas, Nicolasa Perulero, y Ercilia Perulero viuda de Rocha.
Suerte que Salmiro tenía Pami, le cubrió el 20% del sepelio más 1 bono para un arreglo floral de $5, 50 ctvos., beneficios que le fueron descontados de su jubilación durante 50 años.
Los abuelos que jugaban con él estaban consternados, así que no lo movieron, llamaron a la policia que llegó a la media hora y se encargo de avisar a la familia aunque éstos no lo movieron, pero si avisaron al servicio de emergencia. Los del servicio de emergencia constataron la defunción pero tampoco lo movieron, así que cuando vinieron a buscarlo para llevarlo a la morgue el bisabuelo Salmiro estaba durito como una tostada, y para colmo, jamás soltó la bocha, así que lo llevaron nomás, semisentado y con la bola pegada a su mano.

Decía el Nestor, que trabaja en una veterinaria, que en la morgue, para ablandarlos los arrojan en agua caliente; en cambio Elvira dice que los enlazan de ambos extremos y tiran hasta que quedan lisitos.
La entrada de la casa funeraria era como la entrada de un Hoyts cinema, en éstos una enorme marquesina de vidrio te recibe en la puerta, donde figura: nombre de la peli, sala y hora de la función. Aquí en cambio figura el nombre del muerto, sala y hora del entierro. Sólo le faltan las marquesinas de próximos estrenos, aunque con la tecnología que hay ahora, pronto los funerales también tendrán sus murales de próximos servicios. De esta forma podremos reservar previamente un cómodo lugar privilegiado cerquita del difunto, ir pagando las flores en cómodas cuotas, o por qué no contar con una "lista de fallecimiento" asi como la "Lista de casamiento", donde cada familiar, amigo, vecino invitado colabore, aporte con la chorrera de gastos de la inhumación y evitar de esta forma que una sola persona se adueñe del derecho que tenemos todos de pagar el entierro de nuestro ser querido. En la lista figuraría el impuesto por cajón abierto, impuesto por evento insalubre, impuesto por salir de zona urbana, por regresar de ella, impuesto a más de 2 coronas florales, Impuesto a menor cantidad de asistentes, y el impuesto a reacciones descontroladas, ataques de ira, llanto o convulsión nerviosa.
Así y todo entramos, primero un living, pasillo, dispenser, baños a la izquierda, pasillo, cocinita, más dispenser, living grande con gente de otro velatorio que te mira de arriba a abajo y piensa: "sos una intrusa". Lo bueno es que en este tipo de velatorios compartidos el respeto es extremadamente exagerado. Nadie se levanta a preguntarte si sos familiar del muerto; por el contrario te abrazan aún desconociendo tu identidad y te agradecen una y otra vez el que hayas podido venir.
La cuestión es que el bisabuelo no estaba por ningún lado, hasta que por fín una voz proveniente de un altoparlante parecido al de los aeropuertos anunciaba "Salmiro Perulero, 15 horas, crematorio municipal, edificio Malanca, zona roja, 2do subsuelo salita B1. Y allí entramos: ochenta personas apretadas, olor a cafe con claveles con llanto. Son esos espacios cerrados que te dan una profunda somnolencia. Ochenta personas llorando enloquecidamente. Pensaba cuando fue la última vez que cada una de estos individuos había visto por última vez al abuelo. Pues, vivía solo, al fondo de la casa de la tía Clelia que días antes especuló con la idea de llevarlo a vivir sus últimos días en un geriátrico.
En fin todo pipi cucú, en la cocinita muchos potecitos enfilados prolijamente, un potecito con cafe intantáneo en sobrecitos, otro con cafe suave, torreado, otro pote con té de té, té de tilo, té de boldo, carqueja, baleriana, en hebras finas, gruesas, caldos para sopa, mate cocido, yerba mate, edulcorante y hasta azucar impalpable. Y yo sólo queria un vaso de agua fresca pero el dispenser estaba roto. En los baños se terminó el papel higiénico por las interminable moqueada de las viejas....
Nada pero nada que ver con el sepelio de la Gringa, allá en el asentamiento cooperativa "la segunda" por Malagueño. 140 kilos de grasa curtida en el lomo. Vivía de sus ventas, pastelitos, bombitas de crema, los sábados empanadas salteñas y el locro caldudo del domingo. Amasaba todo con una furia asesina, la mesa se movia descaderándose al ritmo de sus brazos pesados, colgantes, dandole sopapos a la masa, como apalenado a la mala racha, siempre con el vaso de termidor al lado. Se brotaba de sudor y te hablaba bien cerca compartiéndote el aliento, la malaria, el polvo y ese ronquido permanente que le salía de adentro como si tuviese una persona atrapada silvándole desde las tripas. Se limpiaba con el delantal grasiento llevándose el antebrazo a la frente como para recobrar la fuerza y te estrechaba con su mano gruesa, siempre caliente.
Tres veces cayó la Gringa al Misericordia con cólico renal, pero no hacía caso, se rascaba los cálculos de tan dejada. Y Siempre se quejaba de ese dolorcito en las coyunturas. Tres veces cayó, la cuarta no le perdonó y allá fuimos al velorio.
Un mundo de gente, ya desde la equina, chicos en moto, gente en bicicleta, ancianos en silla de ruedas. Para colmo 20 de noviembre, un calor horrendo, un apelotonamiento de gentío cruzada.
El velorio lo hicieron en las casas cómo un último gustito para ella. Con asado y cerveza incluída.Pero afuera, porque la casita era un estrechez, una casillita de gas.
Hicieron poner el cajón bajo la parra del patio, sacaron la puma vieja del Julio y la mesa llena de cosas. Los tablones para el asado a diez metros, paralelos al cajón, y el asado en una enorme parrilla que sabíamos usar para ir al rally. Y allí estuvimos, con el llanto entrecortado entre los bocados de carne que sabían a las empanadas de la Gringa. Mirabamos sus ollas, sus fuentes, sus cucharones a traves de la ventana abierta de la cocina. El olor a fritanga todavia impreso en el respaldo de las sillas, y la voz de ella todavia en el aire como un zumbido, gritándole al Guille para que se levante a changuear. Todo el recuerdo pegoteado en la garganta. Y el Guille tieso al lado de ella con los hijos de ambos y del otro lado el ex marido también sin poder desahucease del todo. Los dos hijos más grandes de la Gringa están en Bower así que hubo un lío de papeles para traerlos.
Después del asado cayó el Julio en la estanciera tuneada. Vino raudo vino, como con una emoción sobresalida que se estaba por explotar.
Abrió la parte de atras, peló los cable de los bafle, apuntó a la Gringa como si quisiera darle al pecho, con un suspiro ahogado: - Para vos hermosa! - y dejó sonar a Carlitos con "Te lo juro vieja" que repercutió en las casas vecinas como un lamento y la lorena que se desmayaba entre sus hermanos.
Y así pasó la noche, con la Gringa bajo la parra del patio, y nosotros con los ojos bien abiertos con el "corbatita", el gato de ella, que supo traer enfermito de Estación flores, y que se refregaba el lomo en los pies del cajón como acariciándola.
Al otro día llegó temprano un despliegue policial como un operativo para el super clásico, el ETER traía al Tato y al Ulises de la Bower. Era el momento esperado por todos, mis dos primos de la Bower! sabes que? Del sector máxima peligrosidad! venían re cubiertos de tipos porque son re grosos ellos. Cayeron varias veces y se escapaban, hasta que un botón de Hogar III los batió y los mandaron para allá. Nos abrimos a ambos lados y ahí pasaron esposados, con la cabeza a gachas. - No se les puede hablar ni darles nada - nos advirtió uno de los oficiales, un grandote caretón, pero de allá atrás vino un alarido afónico como una pedrada: Te queremo Tato!, Tatooo! - (igualito al ringtone de Karina) mientras se sentía un llanterío general de las mujeres, y el Gille que le pegó una patada al tronco del limonero mientras lloraba temblando a los gritos con toda la camisa abierta y el pantalón flojo. Después nos corrieron veinte metros, nos corrieron, sobre la ruta, y ellos quedaron solos con la custodía al lado de su madre apenas diez minutos.Pero lo más triste vino al final, a la una de la tarde, en la salida. El calor más horrendo, el olor a flores que se iban ajando de las coronas, las botellitas de agua debajo del cajón para sacar la mala onda, todas las cartitas y las fotos que fuimos poniendo para que la Gringa no nos olvide, y ella con una cara de paz, mucha más paz que la noche anterior. La Lorena que reaccionaba y volvia a desmayarse. Los chicos más chicos que gritaban era esos cinco minutos finales, te queres morir, no terminaba más, el cajón que nos pechabamos por llevar, la procesión hasta la esquina, despacito, el ruidito de la cinta cuando corre el ataúd para adentro de la carroza, el colectivo que nos prestó la cooperativa para llevar a todos, la gente caminando, las motos, el auto del Fede que no arrancaba y así... todo tan triste.

jueves, 25 de febrero de 2010

Retoño de palabras


¿Cuándo comenzó su carrera literaria? ¿Qué significa ser un autor consagrado?

Bien, trataré de ser sintético. Todo empezó hace un año aproximadamente cuando premiaron mi obra en España. El "Premio Real de la casa Borbón y Asturias".
Todo fue serio y sumamente formal. Me notificaron por mail:
Sr Rolo Pinto (grande en negrita) se ha hecho ud merecedor por su exelencia en la calidad literaria al premio mayor de literatura de la Casa Borbón y Asturias por su obra: "Retoño de palabras" (en negrita). Dicho premio consta de la suma de 5000 euros más estadía en Hotel 5 estrellas dónde además tendrá lugar dicha premiación, más gastos pagos en Madrid, más diploma de honor; encontrándose ud en instancias finales entre 50 participantes que han sido preseleccionados de 750 iniciales.
Para acceder a dicha final deberá abonar la suma de 180 pesos argentinos enviados por giro postal a nombre de Norma Bustamante o Susana Peñaloza con domicilio en calle Bio Bio 314, partido de La Matanza, Pcia de Bs As.
Esta suma incluye franqueo, matasellos, gastos difusión, radiotelecomunicación, registro de autor extranjero, fotocopias, programa "asistencia poeta en línea", distribución, materiales, y tramites con el consulado español.
El jurado estará integrado por 3 importantísimas figuras del quehacer literario internacional: Argentina Gachón, de Argentina; Roque Santa Cruz de Israel y Simone Tulio Batista de Brasil.


Por supuesto giré el dinero pero la verdad no me tenía mucha fe entre tantos autores, seguramente talentosos.
Ya me había olvidado cuando a las tres semanas recibí la noticia de haber quedado entre los 10 mejores de los 50 preseleccionados de los 735 iniciales!. Todavia esta gente se tomó la molestia de telefonearme desde España alentándome a no decaer, ya que mi "Retoño de palabras" se encontraba en el tramo final. Esta información me fue dada de forma confidencial solicitandome absoluta reserva con el resto de participantes. En realidad no conocía a ninguno pero era entendible el pedido. Hubiese sido desagradable para el resto de escritores enterarse que "Retoño de palabras" fue considerada entre "las mejores" desde un primer momento.
Igualmente la emoción fue enorme y sorpresiva al enterarme en la quinta semana que "Retoño de palabras" obtuvo un inmejorable 3º lugar. Y la verdad, estaba satisfecho. La plata extranjera y el viaje tan lejano hubiesen sido problemáticos.
A los días, recibí en la mismísima puerta de casa el diploma a color, con el texto: Retoño de palabras, 3º premio del Concurso Internacional de poesía...y detrás, en translúcido el escudo de la Casa Real de Borbón y Asturias. El unico detalle fue que se equivocaron en el nombre y en vez de Rolo Pinto, pusieron Rolo Puente, pero bueno, ese fue un detalle menor en medio de tanta algarabía, además creo que es parte del anonimato de los comienzos. Estaba feliz, feliz.
Así fue, que mi talento literario nunca más sería huérfano. Ahora estaba solventado nada menos que por un premio de la Nobleza española!. Fue desde ese mismísimo momento que decidí salir de la cueva de ese anonimato injustificado y comenzar a leer mi propia obra en público.
Y esto llegó solito, como todo lo que está predestinado. El talento requiere tiempo para salir a la luz, es un capullito esperando por estallar su rosa en primavera. Caminando, caminando llegué una noche al grupo literario "la letra escarlata". Se juntaban todos los lunes desde las 20hs en un bar de la calle Friuly. Primero fui de escucha, así que sólo debía procurar tener 10 pesitos para un café con leche y una medialuna. Pero luego co más entusiasmo me fui soltando. Tuve que hacerme socio con una sola inscripción anual de 50 pesos y una cuota mensual de 20. Con los 20 pesitos tenía derecho a 1 lectura segura cada lunes más una invitación al encuentro de poetas que yo eligiese.
Con 15 pesitos más tenía 2 lecturas por lunes, más la invitación al encuentro, más 20% de descuento en la impresión de mis textos en cualquier imprenta que tuviera en la puerta el logo "escarlata".
Pero había una afiliación mucho mejor, el "scarlata plus", que consistía en un combo completísimo con un valor mensual de 65 pesos. Con este plan tenía 4 lecturas por lunes, si faltaba un lunes, el siguiente era acumulativo, asi que tenía 8 lecturas y por asistencia perfecta las 4 primeras lecturas de la noche de la extensión que yo quisiera, pudiendo optar por el genero novela sólo contemplado en el "escarlata plus".
Como soy jubilado y mi sueño fue siempre consagrarme en la escritura pagaba mi "escarlata plus" por adelantado, iba diez minutos antes del comienzo de
la lectura y no faltaba nunca. Así que tenía la primer lectura de la noche, 40 minutos como mínimo y con microfono.
Así fue como con labor y sobre todo talento conseguí que me publicaran por primera vez en internet, osea que en menos de un año Era Premio Casa de España, leía como mínimo una hora por semana en "la letra escarlata". Cierta vez por mi buena conducta llegué a leer yo solito toda la noche, y para no ser cargoso con mi propia obra me di el placer de leerles a todos "Cien años de soledad" ) Y ahora, ahora, me habían seleccionado especialmente para integrar un prestigioso grupo selecto de escritores, que eran publicados cada semana en internet.
Las reglas eran las siguientes: Publicaban 1 solo poema de cada autor por semana. Eramos cuarenta autores, (de lo mejor del país según lo que escuche).
Por cada 10 comentarios a mis colegas la semana siguiente me publicaban 2 poemas, si hacia 20 comentarios 3 poemas y así... Los comentarios no debían ser críticos, sólo limitarse a estimular la obra del otro y a seguir publicando y debía tener una extensión mínima de 5 renglones; cosa que no me fue difícil.
Me diseñe un método simple pero con absoluta disciplina. Comencé escribiendo un comentario por cada poema de mis colegas, pero no me rendía, así que empecé a escribir los comentarios con antelación. Así la noche del domingo previo a la publicación del lunes tenía varios comentarios listos, y de esta forma fueron subiendo el número de mis poemas.
Nunca leía lo que me escribían, sino me concentraba en los comentarios que debía hacer, en el colectivo, durante el mate o el noticiero o durante las lecturas del Escarlata.
Escribía infinidad de comentarios, se volvió una adicción, como el solitario o el crucigrama de la mañana.
Escribía y escribía sin parar, llegando a tener y sin presumir 200 comentarios la madrugada del lunes listos para ser pegados en las publicaciónes de mis colegas.
Pero claro, la dicha mayor fue cuando conseguí que publicaran un poemario entero de 48 poemas y 24 cuentos enteros todos un mismo día.
Sí señores, un solo lunes publicaron la mayor parte de la obra inédita de Rolo Pinto y saben por qué? Por talento, disciplina y sobre todo compañerismo.
La literatura requiere solidaridad. Y cómo lo hice?, pues, sencillo,llegó un momento que ya no había tantos autores para comentar, así que empecé a comentar varias veces una mismo texto. Fraccionaba la idea en varios pedazos y los colocaba uno debajo del otro, como una saga de comentarios.
Con motivo de mi premio, mi grupo y mis publicaciones, otros directores de páginas literarias comenzaron a publicarme.

Por eso, aprovecho esta entrevista para alentar a los poetas, a que no bajen los brazos, difundan sus obras con entusiasmo, trabajo y mucha mucha solidaridad.
Es el humilde consejo de Rolo Pinto, un escritor consagrado de internet...

lunes, 22 de febrero de 2010

otro casamiento


Del otro lado de la familia, es decir del lado paterno están los Perotti Vazques, o Perotti & Vazques, así como el nombre de un estudio jurídico.
Esos familiares que son como los ovnis, nunca los ves, pero hay filmaciones, fotos y hasta postales que acreeditan que existen en algun lugar oscuro de la memoria. Y no los ves, salvo que suceda algún acontecimiento mayor con excepción de los nacimientos hechos que no contemplan curiosamente.
Es decir la fortuna del reencuentro se produce durante un casamiento o un velatorio, al igual que sus esporádicos llamados telefónicos que suceden cuando alguna prima se recibe de abogada o contadora, unicamente (médico no, quinesióloga, farmacéutica o maestra no existen)
o para avisar que algun miembro de la noble familia viaja a Europa, sólo a Europa, ya que dentro de américa seria como viajar a Montecristo en un interurbano.
Y allá fue extrañamente toda la famila, al casamiento de Vicky Perotti Vazques con Augusto Gomez Pon`s, como la crema Pon´s pero con un Gomez.
Obviamente en la catedral. Los amigos del novio, borrachos todos, disfrazados de ilustres dandys. El hombre en los casamientos suele tener tres gestos inconfundibles: Una mano en los bolsillos: "siempre me visto de traje, particularmente éste me costó un sueldo". Ambas manos en los bolsillos: "Jamás usé uno, éste es prestado, los puños me quedan largos", o la típica "acariciada" de corbata, medidor de sus picos de ansiedad nerviosa.
A menos que sean recién casados entonces están adhosados a la mano de su concubina. Hablan, comen y chupan como siameses sin separarse y se van minutos después de finalizado el vals.
Ellas, las mujeres se amontonan todas cubriéndose de la mirada sagaz de ellas mismas, lacias, rubias, bronceadas, laqueadas con vestidos sin repetir y sin soplar en formato ni colores, previo aviso al recibir la tarjeta del enlace. Así las solteras de encendidos rojos o azules, las comprometidas o de noviazgos añejos de negro, las de cuarenta que aún no se asumen de dorado o plateado y las más viejitas solteronas con Chal tejido haciendo juego con nada.
Llegan todos emparejados a la ceremonia para luego separarse en la salida. Ellos mirando treinta veces por minuto su reloj. Ellas Tejen poderosos trabalenguas con la mirada fija en los zapatos de la más cercana y apretando sus mini carteras donde sólo entran un lapiz, una media y una cafiaspirina.
Besarse en la boca con tu pareja a la espera de los novios: una gronchada total!. La onda es la asexualidad. Lo correcto es que ellos aprieten levemente usando tres dedos la espalda de sus damas con una única afirmación mental "Soy un cheto bárbaro, soy fiel, somos los más lindos, lejos"
Ellas con un tono frívolo acarician levemente el hombro de sus caballeros también con una frase mental de cabecera: "Este gesto no contiene elemento sexual alguno, soy una lady, yo no cojo, cojer es un horror, según la cosmopólitan arruga las paredes de la cavidad vulvar y da cáncer".
En su otra mano libre los caballeros de porte ingles llevan, cada uno, una cámara digital de octava generación con la que apuntan a sus novias, conversaciones insulfas y por supuesto en espera de la salida de los tortolos. Al novio, encanutado en sobrio azul, lejos ya de la noche anterior y la bebota del "unicornio" llenándolo de espuma de afeitar, y a la bella novia, de níveos pensamientos, casi en blanco.
Es decir que hay quinientas filmaciones del mismo momento pedorro del beso apretado en la entrada sin contar la de las cuatro cámaras profesionales contratadas, que también toman la escena.
Llantos, las amigas de la novia separan sus dedos en abanico llevando sólo los índices a los ojos. Secan sus imperceptibles lágrimas torneandose las pestañas.
Ya se siente la estela de clip! clip! desactivada, de las alarmas de los autos al unísono, todos se apuran, localizaciones de los novios por parte de ellas con finos: Andy? Roger? Ferchu? Jonhyyy? a los que responden inmediatamente con un: Preciosa!, amor!, cielo!, dulce!, tan distinto al Ché boluda alcanzame el control remoto cuando están solos en el dpto.
El altar con sus picos de raiting, donde todos nos concentramos en los mismos eternos ritos con algo de perversión: El ladeo de los novios tiesos a punto de morir o desmayarse. El "hable ahora o calle para siempre", exhortación absurda si las hay, pero que de todas formas genera una tensión cinematográfica. Siempre en esa frase me imagino una novia despechada que quedó barada con el A4 en Puente Sarmiento, o el salón de la fiesta, semi vacío con los globos inflados y los platos listos.
De allí todos a la fiesta, el lujoso salón con parque. Las mesas para ocho personas, divididas por estados civiles o logros profesionales. Abogados, arquitectos e ingenieros al frente, solteros, divorciados, viudos tíos curas a la izquierda, profesores, familia mayor culta, amigos extranjeros y socios a la derecha. Y allí cayó Tía Clelía por haberse ganado un viaje a Río en Tsu cosméticos.
Nosotros con los chicos al fondo, frente a los baños.
Y luego la conversación con la hermana política del cuñado del padre de la novia, que comienza con un: ¿Qué lindo tu peinado?, para concluír con una confesión testimonial de sus frustraciones sentimentales a las seis de la mañana
Al otro día la encontrás nuevamente en el asado de despedida de los novios, pero ya volvió a su estado natural de conciencia asistida. NI bola, es decir que te usaron de sicóloga sin pagarte un peso.
La comida perfectamente servida. Empezando de la mesa de los novios (que no prueban más que un bocado de torta) y viniendo hacia el fondo. Es decir que quince minutos estuvimos soportando ese trinar de cubiertos de las viejas en su lucha con el pollo. El helado cuando llegó ya estaba derretido. Los regalos: desaparecidos, son de esos casamientos en que no ves ni uno.
Para las cuatro de la mañana, vaya a saber si por efectos del alcohol o el tiempo transcurrido o ambas cosas, todo se empieza como a descomponer, a perder paulatinamente el brillo. La risa de los novios, primero tensa, luego feliz, relajada, divertida, desbordada, se desfiguran con ténues extravios de pensamiento, miradas que comienzan a encontrarse perdidas en el abismo de las decisiones apresuradas, finalizan en un shock donde los trecientos pensamientos previos se hacen un único y último y sostenido terror: Están finalmente casados.
Al mismo tiempo, como una peste ramificada, las rubias pulposas resultan ser reflejos, desteñimientos, la morocha solterona con mirada de misterio resultó ser una hiperquinética pesada que sacó a bailar hasta los mozos en un frenesí de baile destartalado como si fuera a perder sus extremidades o tirar la mesa dulce; y la rubiecita; ay si, la rubiecita timidona con cara de Avril Lavigne y olor a babyscuitt con la que especulaste pasar la noche apartado del resto de boludos fiesteros, era lesbiana, y reía pavamente de todo lo que decías.
El que tenías del otro lado en la mesa, vaya a saber pariente de quién, no hacía más que hablar de medicamentos y de la posible gastritis que le daría de seguir tomando.
Después el cintillo, la pata flambeada, el cotillón que siempre te toca fallado y el infaltable mozo que te mira de costeleta.
Un casamiento de mierda, llegué con hambre con sed y sin porción de torta. La verdad estuvo mejor el casamiento del Seba en lo del tío o el de la Maga, el año pasado en Unión Ferroviaria...

El sebas


Se casó mi primo el Sebas. El mayor de los primos varones.Fue ayer, martes 13 a las 3 de la tarde en CPC de Empalme.
Se casó con Lucre, su novia eterna.
Cuando mirabamos Chuck Norris en la vieja Grundig ellos, ya curtían.
Eran novios cuando salieron los simpsons y Himan venía con paracaídas en nylon verde.
Eran novios cuando Andrea del Boca y Ricardo Darín nos enseñaban a besar en "Dos para una mentira".
Eran novios cuando coleccionabamos los camioncitos de la Coca Cola, ella juntaba los cajones
y él botellitas.
Ya lo eran en el mundial de Italia 90, ella le regaló la figu de Müller que a él le faltaba.
En una reunión de Tupper de mi vieja, entre las torres de jugueras y compoteras se comprometieron de mentirita.
Eso sin contar los 3 años de guardería juntos de sus 2 a sus 5 años, porque tienen la misma edad, el mismo signo con ascendente en Leo, la misma estatura, la misma muela extraída del mismo lado y la misma letra inclinada hacia la izquierda. él cumple el 27 de de diciembre y ella el 28 de diciembre. Osea que estuvieron separados apenas un día.
Y por si fuera poco hace unos años fuimos con Lucre a lo de una bruja que tira el tarot egipcio. Le dijo que en su vida anterior Lucre fue hombre (porque somos una vez hombre y otra mujer, a menos que caguemos el karma y hacemos una de planta). Fue un marinero que hacía Rawson con Punta Mogotes, y Sebas en ese entonces era la bailarina ciega que el Circo de Moscú fletó arrojándola al sur. Así se conocieron.
Osea que los locos vienen de novios de otras reencarnaciones, así como una especie de pacto vampírico.
Hablan los dos modulando perfectamente las palabras, haciendo pausas coordinadas para darle lugar al otro, como pasesitos cortos de memoria, o como si llevaran una guillotina invisible incorporada que secciona los tiempos de conversación en lotes exáctos, entonces ella mete un: Si! y el gesticula un: No! y ella vuelve a meter un: Iremos? y el responde otro: tal vez! y ella finaliza con un: l-o q-u-e-v-o-s q-u-i-e- r- a- s.
Respiran pausadamente y se miran de imprevisto, pero jamás, jamás hay gritos, ni jadeos, ni ronquidos, ni sollozos, ni pedos ni movimientos bruscos o descoordinados.
Suelen tener exactamente la misma opinión en todo es por esto que decidieron por unanimidad que mi primo sea el que se exprese y ella cogotee hacia adelante (como un aplauso de salón)
Igual ella nunca habló y si lo hace todos giramos sin disimulo , porque es raro que hable. Así que tiramos lo que estamos haciendo y nos acercamos a escucharla, porque habla muy bajito, casi como un pio pio mental que se escapa sin querer. A veces pensamos que la voz proviene de otro lugar, de afuera entonces gritamos: Quién es?, Está abierto! y cosas así. Pero si Lucre abre la boca estando en la mesa todos juntos, Sebas con una caricia en cámara lenta la rodea abrazándola y ya con la mano en su hombro la aprieta con el dedo mayor para que calle.

Lucre vistió de impecable rosa. Los colores de las novias suelen tener algo de alerta meteorológico, algo así como un termómetro de su estructura sentimental. Un rosa sería algo así como: "No es el hombre ideal, pero nos conocemos de toda la vida. Es mi mejor amigo. El sexo no es importante a esta altura, estamos en un nivel superior, se priorizan otras cosas. La lenceria erótica es una estupidez, yo la cambio por unos buenos alfajores de maizena caseros hechos por mi y un buen cafe batido con crema como le gusta a él"

A esta altura ver a mi primo con otra seria como encontrar en la Billiken a China Zorrilla.

Mi madrina estaba de amarillo con una enorme cala blanca en sus manos. Un escudo papal. Quizás para compensar la decisión de Sebas de no pasar por la iglesia y la tía Raquel con su cartera reversible de cuero de vizcacha color blanco, para fiestas, negro para entierros.
Del trámite civil fuimos todos a lo del tío, más precisamente a su ex fábrica de soda. Nos dividimos en tres autos, los viejos y los gordos en el Falcon bien lustrado para la ocasión, las viejas y los novios en el 504 y el resto de primos, filos y cuñados en la estanciera tuneada del loco Julio.
El gran momento del auto! Ese apretujón familiar donde nos relojeamos cara a cara, a 20 megapixeles de nitidez biónica. Los primos llevan en la falda a las primas. Siempre la más flaca, la Lorena atravesada como avestuz entre la luneta y la nuca del Julio.
Esa charla entre corchetes donde la boca va a 20 y los ojos a 20.000 caballos de potencia. Podemos percibir desde un diente postizo, un Carolina Herrera, un simil de Avon, pupilent, las canas de Nora que acaba de cumplir 30, el traje olor a polilla del Fede, las manos grandes y venosas de mi primito Pablín que hace tanto no veía. Valeria que se recibió de abogada pero le falta una materia¿? su novio paramédico con cara de enfermo. Marce, la más aplicada de la familia, que está a punto de inaugurar su propio salon unisex. Nosotras la llamamos "peluquera" y ella nos corrige "estilista".
Al final todo de diez en lo del tío. Un lunch interminable, con Fede y su cámara HDMI infrarroja, nos hizo hablar a uno por uno de los novios, luegos fotos, un video de los compañeros de Costa Rica de cuando Sebas hizo intercambio a sus 15 años; otras fotos, una filmación de los abuelos con la última camada de nietos, otro video de los compañeros de Lucre del profesorado para sordos. Luego la cena,incomible, fría, la torta de seis pisos (con fuente al medio) desperdicida, la tia Raquel que se bajó la mesa dulce mientra sonaba de fondo: "No la dejes ir", el vals, Lucre llorando porque le regalaron tres jugueras iguales, y las interminables muecas de mi primo, el Sebas.

Gracias al Facebook!


Soy pésima escritora. Jamás venderé un solo libro. La misión de convertirme en una sobresaliente poeta en internet está frustrada, pero me hice en el Facebook de 268 amigos, de los que espero cumplan las mismas funciones que mis otros, amigos del viejo método hacen: bancarme plata, alojarme en sus casas a mi y al resto de familia vividora y confianzuda que poseo.
En esta semana tengo el propósito de alcanzar la no modesta cifra de 365 amigos, cosa de disponer a futuro, de un amigo por día, sin jorobar al resto o a un solo amigo dos veces la misma semana.
Asi que hagan un click sobre la opción "sugerir amigos" y haganme llegar al sueño de un amigo por día durante un año entero.
Cuando digo servicios contemplo lo ya mencionado: plata, posible albergue en sus casas o dptos algún que otro consejo, joda y auto a mi disposición.
Sepan, que de mí, contarán exactamente con los mismos beneficios de la amistad, siempre y cuando, me destinen a un día específico, con un cronograma perfectamente diseñado. No chatearé con más de un amigo por jornada o en su defecto dos cada treinta y seis horas.
Les confieso, que en mis veinticinco años de sociabilidad conciente y bajo el sistema pedorro del amigo casual, el amigo invisible y el compañerito de primaria que arrastras hasta la facu, sólo me hice de cuatro amigos y ni uno como la gente.
Clara, mi compañerita de Jardín de infantes me costó cinco años para que por fín la dejaran dormir en casa, eso sin contar sus permanentes fugas, un intento de suicidio y el auto a la miseria por sus consecutivas ingestas de alcohol.
Terminó casada con mi primer novio. Y Matías, mi vecinito de enfrente, pues, era varón, nuestras tertulias acontecieron siempre de día, puertas adentro y bajo estricta vigilancia de mis padres, hasta mis dieciocho años.
Hoy, mis aspirantes a amigos llegan comodamente a casa, directamente a la cpu mediante una solicitud; sí amigos, en el país de los trámites eternos, la amistad cuesta la módica suma de una solicitud!. Sin necesidad de salidas, densos enroques telefónicos ni presentaciones formales.
La web los engendra, los empaqueta con total tecnología por apellidos, países, preferencias sexuales, programas de tv más vistos de la infancia o marchas de cuanto orgullo exista. Así Irene Mujica de Brasil es amiga de Jorge Mendieta de España, y por qué? Simple. Les gusta cultivar tulipanes negros en macetas de bonsai y juntar figuras de arcilla que les falte un pie. De cualquier lugar exhótico pero que
les falte un pie.
Nunca costó tan poco despertar el interés de un otro que apenas te ve televisada, con escasa resolución y en lo morboso de su privacidad.
Mi prima Eli tiene 484 amigos, es decir, si quisiera hablar con un amigo diferente todos los días del año lo logra con 1 persona y 1/3 de persona más sin repetir ni aburrirse.
Pablo, el hermano menor, con apenas 12 años tiene 1603 amigos, osea 1600 y 3 sobrantes, o en su defecto, repuestos por si cae alguno.
Lo bueno es que no hay renuncias. El que decide no ser más amigo nisiquiera tiene la traumática obligación de hacertelo saber, como en el método antiguo.

Me imagino lo que será el cumpleaños 13 de Pablín, con sus mil seicientos amigos y haya que meter todo ese gentío en el garage del abuelo.
Habrá que sacar el Falcon y los cajones de soda de la ex fábrica del tío.
Qué copado una conversación de todos al unísono, un gran coro de participaciones entremezcladas.
Cuánto cambio.
Anécdotas en desuso como "Te acordás cuando fuimos al antro de la calle Libertad y vos sin querer pisaste la loza recién hecha..."
serán reemplazadas por el "Te acordás cuando Freddy subió el video del orangután poseído en Chipre que recitaba el apocalípsis en japonés?, el debate que se armó!..."
Porque por suerte en el nuevo sistema los amigos de mis amigos son también amigos y los míos que no son de ellos se conocen entre sí y hasta pueden visitarse!.
No tenés la incomodidad de presentarlos y que encima deban esforzar una conversación para caerse bien; como me pasó con las chicas de Jockey y mis compañeras de la tecnológica.
Ahora todos somos de un mismo portal, porque por suerte llevamos prolijamente adosado un perfil de usuario ultra moderno donde figura nuestra religión, nuestra creencia política y hasta los estudios alcanzados con una imagen nuestra o de algo que nos identifique en una visión totalizadora del amigo a elegir.
Quién fue el que dijo que la amistad está en decadencia? Si hacerse amigos es casi una imposición social, y hasta la web te recuerda mediante perseverantes avisos y recordatorios que un amigo te espera,
te sigue, te persigue en busca de un alta en nuestras vidas.
Qué digo vidas. Si la vida no es vida, es un inicio de sesión