sábado, 27 de abril de 2013

Conceptos de Alejandra Pumpernik


Qué es la poesía?

La poesía es básicamente una concepción de mundo semi-dotado o mini-realista, osea un apartado desconfigurado de resto de mundo, dónde focalizar una mirada subyacente o paralela. Allí se inscribe el poema que es la división o segmentación múltiple de una masa mayor que es ese mundo infradotado, desvariado, intelectualizado, donde no suele entrar una sola luz totalizadora.

Hiciste la experiencia de taller literario?

Sí,concurrí a talleres literarios, la mayoria con cierta o basta incidencia academicista en cuanto al abordaje hermenéutico de los textos. Asi que devine en una escritura menos pragmática que no busque imantar algo así como implícitamente, ni eso de la mirada proyecccional con otros autores, sino una escritura simple, que carezca de referencias epistemológicas, contextualizadas o modelo de otra pigmentación o piromanía de seudo-lector, que son viste, esas pequeñas secuelas resultado del permanente roce con otros autores circundantes.
En síntesis, un texto menos promíscuo.

Cómo definirías tu poética?

Simple.

Con qué autores te identificarías y de paso recomendarías a nuestros lectores?

En particular?. Ninguno. En general con cuasi todos. Más aún aquellos que abordan la literatura desde la literatura misma, osea la escritura por la escritura. El arte de escribir por el arte de escribir.

Desde cuándo escribes?

Una edad en sí misma? Vos te referis al nacimiento de mi escritura cronológicamente puntualizada?. Ninguna… o todas. Quiero decir, creo en la reencarnación del espíritu anterior a la corporización material, entonces mi escritura está gestada desde el comienzo de un gen espiritual, osea la respuesta es inabarcable y además está mal planteada.

Por qué?

Porque es imposible saber, ya que si olvidamos nuestra anterior existencia material, menos vamos a ser concientes de la telaraña de ramificaciones de encadenamientos a lo largo de todo un ser espiritual. Cómo decia Tod Spiderman, es imposible saber cuándo se introdujo en un organismo ya vivo, ya carne, un gen lingüístico. Es infinito. Por ejemplo yo, no soy yo, osea no soy esta fragmentación, soy todo lo que vengo siendo del inicio genealógico del gen, por lo tanto mi escritura es anterior al gen.

Osea que podríamos decir que todavía no has nacido?

Yo no, pero mi escritura si. Ella es el campo omnipresente, es el todo. Yo soy apenas la quinta pata, un trozo de roca dentro de la visión creadora sideral. Pero aún estoy materializandome, puede que no esté completa aún.

Es decir, ud no ha nacido pero su escritura si. Entonces, aún no es poeta?

No lo soy. Soy un conjunto de aspectos de una posibilidad fragmentada.

Y estos textos suyos, que serían entonces?

Fácil, telarañas de encadenamientos en busca de su gen lingüístico, como dijo Tod Spiderman.


Alejandra Pumpernik nació en La para, Pcia. de Córdoba.

Obtuvo el 1 premio en el concurso “Amodil te lee” con su novela “Pamela”
Y la 2da. Mención del Certamen del SET (sindicato empleados del Tergopol) con su poema “Desamor y de sombra”

Tiene tres libros de poesía publicados: El árbol de Viviana, Trabajo por las noches, Extracto de la piedra pomes. Ha sido publicada en la antología “200 años de poesía Argentina no censada.

Es corresponsal de la revista “Alcanzados por le rayo” y “Ultratumba frambuesa”

A continuación tres de sus más recientes trabajos incluídos en su poemario inédito “La penúltima inocente”

Yo digo que la cumbia es goce es pasión
Yo digo que la pasión es cumbia es goce
Yo digo lo que digo


Palmas
Palmas
Arriba bien arriba estoy yo
En las palmas


Yo que te conozco
Yo que te conozco porque sé tu nombre
Yo que te conozco porque sé tu nombre y además puedo pronunciarlo
Te llamo.



martes, 14 de febrero de 2012

doña Junco


Anteayer murió doña Junco. Un día de sol horrendo. Me enteré por el Marco y pensé: la sala velatoria le va a quedar chicaza. Porque Doña Junco era bruja antes de nacer. La más cierta y famosa de la zona sur. Salía siempre en la revistita del barrio, arriba de las garrafas San Lorenzo.
El velatorio fue un quemo de gente, toda clientela de ella, y bueno, la gilada que nunca falta.
Toti, mi vecino de al fondo, se apareció con una pendeja que se come los mocos. Su ex, la Susi, también vino.
Les sabía encontrar en la casa de la Junco cuando yo iba a que me cure de las muelas. Se cansaron de ir por el Toti, gran joya el Toti, re manda más.
A veces coincidentemente estaban las dos en la sala de espera, así que se costeleteaban por el turno.
Se sentaban dándose la espalda, pero sin dejar de cogotear para atrás.
El turno siempre lo tenía primero la Susana, así que la pendeja le medía el reloj, y de acuerdo a eso ella estiraba la sesión. Si la Susi estaba una hora, la pendeja estaba dos, y así.
Doña Junco era una capa, tenía ojos de contacto artificiales y así y todo era vidente natural. Todo te veía en los naipes, aunque el don de ver, según ella, la visitaba solo algunos días del mes, y como se le embotellaba el gentío a toda hora en la puerta, decidió crear un método para hacernos saber si ese día había abierto el ojo. Sacaba el potus a la calle por sí, y la entraba por no.
Nos cobraba diez pesos la general, 30 la tirada de algo con argumento y cinco pesos más por año atrasado. Así que si le preguntabas por algo que pasó hacía diez años, te salía en total cien manguitos.
A veces, si no tenías el efectivo le podías pagar la mitad con vale lo nuestro, o traerle la vianda del Centro vecinal del pasaje 3 o completarle así, con plata y algo pala olla.
Los turnos se daban a partir de las 10 hasta las 6 de la tarde. Deciamos ayer que era cosa de la providencia esos números, ya que la doña murió a las 6 de la tarde y la enterraron a las 10 de la mañana.
Lo raro del velorio es que el ojo izquierdo jamás se le cerró, como una manifestación de que era una sapiente de veras, sobre todo del astral, y a pesar de que varias veces vinieron los de la funeraria a querer pegarlo, se volvía a abrir de una forma muy vívida.
A pesar que hizo grados en tarot y cartas arábes, ella veía todo con el maso corriente, así que se lo trajeron y se lo colocaron apretado a la mano derecha, la mas milagrosa de todas.
La Karla nos alentó de que cuando una bruja muy poderosa muere, el tercer ojo del conocimiento que lo tiene en la cabeza, salta como un botón y cae sobre alguien que ella elija durante el velorio.
Así que estuvimos atentos a cualquier reflejo de la vieja, y hasta Titina, la bruja del barrio de al frente no se despegó ni un solo minuto del cajón por ver si ligaba algo de arriba.
Doña Junco predijo muchas cosas importantes pero el que la catapulteó a la fama fue sin duda la muerte de Gary.
También, en los años ochenta prediccionó que una famosa cantante venida del Brasil sería un éxito y que iba a tener ocho bailarinas llamadas paquitas.
Al Leandro que es fanático de la música le dijo que Jimenez iba a llegar al disco ochenta, y que los Wawancó iban a tocar en Dean Funes, cuando todavía no había ni polideportivo.
Tenía sólo un hijo de crianza, el Victor Hugo, que es travestido desde chico. Estaba destrozadazo, vino en su fiat 600 color verde claro que ella le regaló. El auto se lo sacó a un gitano de tanto fiarle la tirada al cuero.
Victor Hugo corta el pelo, es alto, grandote y tiene permanente rubia hasta el hombro. Su compañero es flaquito como una escoba y toma agua sin gas. Del sol se quiso como desmayar pero rápido lo reacccionaron.
El pastor Rubén vino en su camioneta Hilux que parece una zandía, tiene el cartel pegado de que se vende, así que todos los intrusos copiaban el número.
Él dio un sermón muy lindo, habló del desprendimiento de lo terreno para la verdadera asunción. Y ahí caí que doña junco debía desprenderse de su ojo para poder estar en paz.
Después de la cerrada del cajón se hizo un silencio mutuo y salimos en procesión hasta la esquina de la gomería. Victor Hugo lloraba que daba cólico y la Titina vió como una pelotita brillante que salía para arriba de todos.
Más que seguro que era el ojo de la bruja,lo vimos varios...
cayó de una en la cabeza de Chipote, el loquito del barrio.

sábado, 22 de octubre de 2011

Dos velatorios


Falleció el abuelo Salmiro, y tuvo la muerte más dichosa. Murió sentado, esperando su turno en las bochas, en el Centro de Jubilados "la nueva esperanza". Era el clásico del domingo, "Los bastones reboltosos" vs Hogar de día "El caracol pensionado".
Viudo, sin hijos, pero con dos hermanas aún vivas, Nicolasa Perulero, y Ercilia Perulero viuda de Rocha.
Suerte que Salmiro tenía Pami, le cubrió el 20% del sepelio más 1 bono para un arreglo floral de $5, 50 ctvos., beneficios que le fueron descontados de su jubilación durante 50 años.
Los abuelos que jugaban con él estaban consternados, así que no lo movieron, llamaron a la policia que llegó a la media hora y se encargo de avisar a la familia aunque éstos no lo movieron, pero si avisaron al servicio de emergencia. Los del servicio de emergencia constataron la defunción pero tampoco lo movieron, así que cuando vinieron a buscarlo para llevarlo a la morgue el bisabuelo Salmiro estaba durito como una tostada, y para colmo, jamás soltó la bocha, así que lo llevaron nomás, semisentado y con la bola pegada a su mano.

Decía el Nestor, que trabaja en una veterinaria, que en la morgue, para ablandarlos los arrojan en agua caliente; en cambio Elvira dice que los enlazan de ambos extremos y tiran hasta que quedan lisitos.
La entrada de la casa funeraria era como la entrada de un Hoyts cinema, en éstos una enorme marquesina de vidrio te recibe en la puerta, donde figura: nombre de la peli, sala y hora de la función. Aquí en cambio figura el nombre del muerto, sala y hora del entierro. Sólo le faltan las marquesinas de próximos estrenos, aunque con la tecnología que hay ahora, pronto los funerales también tendrán sus murales de próximos servicios. De esta forma podremos reservar previamente un cómodo lugar privilegiado cerquita del difunto, ir pagando las flores en cómodas cuotas, o por qué no contar con una "lista de fallecimiento" asi como la "Lista de casamiento", donde cada familiar, amigo, vecino invitado colabore, aporte con la chorrera de gastos de la inhumación y evitar de esta forma que una sola persona se adueñe del derecho que tenemos todos de pagar el entierro de nuestro ser querido. En la lista figuraría el impuesto por cajón abierto, impuesto por evento insalubre, impuesto por salir de zona urbana, por regresar de ella, impuesto a más de 2 coronas florales, Impuesto a menor cantidad de asistentes, y el impuesto a reacciones descontroladas, ataques de ira, llanto o convulsión nerviosa.
Así y todo entramos, primero un living, pasillo, dispenser, baños a la izquierda, pasillo, cocinita, más dispenser, living grande con gente de otro velatorio que te mira de arriba a abajo y piensa: "sos una intrusa". Lo bueno es que en este tipo de velatorios compartidos el respeto es extremadamente exagerado. Nadie se levanta a preguntarte si sos familiar del muerto; por el contrario te abrazan aún desconociendo tu identidad y te agradecen una y otra vez el que hayas podido venir.
La cuestión es que el bisabuelo no estaba por ningún lado, hasta que por fín una voz proveniente de un altoparlante parecido al de los aeropuertos anunciaba "Salmiro Perulero, 15 horas, crematorio municipal, edificio Malanca, zona roja, 2do subsuelo salita B1. Y allí entramos: ochenta personas apretadas, olor a cafe con claveles con llanto. Son esos espacios cerrados que te dan una profunda somnolencia. Ochenta personas llorando enloquecidamente. Pensaba cuando fue la última vez que cada una de estos individuos había visto por última vez al abuelo. Pues, vivía solo, al fondo de la casa de la tía Clelia que días antes especuló con la idea de llevarlo a vivir sus últimos días en un geriátrico.
En fin todo pipi cucú, en la cocinita muchos potecitos enfilados prolijamente, un potecito con cafe intantáneo en sobrecitos, otro con cafe suave, torreado, otro pote con té de té, té de tilo, té de boldo, carqueja, baleriana, en hebras finas, gruesas, caldos para sopa, mate cocido, yerba mate, edulcorante y hasta azucar impalpable. Y yo sólo queria un vaso de agua fresca pero el dispenser estaba roto. En los baños se terminó el papel higiénico por las interminable moqueada de las viejas....
Nada pero nada que ver con el sepelio de la Gringa, allá en el asentamiento cooperativa "la segunda" por Malagueño. 140 kilos de grasa curtida en el lomo. Vivía de sus ventas, pastelitos, bombitas de crema, los sábados empanadas salteñas y el locro caldudo del domingo. Amasaba todo con una furia asesina, la mesa se movia descaderándose al ritmo de sus brazos pesados, colgantes, dandole sopapos a la masa, como apalenado a la mala racha, siempre con el vaso de termidor al lado. Se brotaba de sudor y te hablaba bien cerca compartiéndote el aliento, la malaria, el polvo y ese ronquido permanente que le salía de adentro como si tuviese una persona atrapada silvándole desde las tripas. Se limpiaba con el delantal grasiento llevándose el antebrazo a la frente como para recobrar la fuerza y te estrechaba con su mano gruesa, siempre caliente.
Tres veces cayó la Gringa al Misericordia con cólico renal, pero no hacía caso, se rascaba los cálculos de tan dejada. Y Siempre se quejaba de ese dolorcito en las coyunturas. Tres veces cayó, la cuarta no le perdonó y allá fuimos al velorio.
Un mundo de gente, ya desde la equina, chicos en moto, gente en bicicleta, ancianos en silla de ruedas. Para colmo 20 de noviembre, un calor horrendo, un apelotonamiento de gentío cruzada.
El velorio lo hicieron en las casas cómo un último gustito para ella. Con asado y cerveza incluída.Pero afuera, porque la casita era un estrechez, una casillita de gas.
Hicieron poner el cajón bajo la parra del patio, sacaron la puma vieja del Julio y la mesa llena de cosas. Los tablones para el asado a diez metros, paralelos al cajón, y el asado en una enorme parrilla que sabíamos usar para ir al rally. Y allí estuvimos, con el llanto entrecortado entre los bocados de carne que sabían a las empanadas de la Gringa. Mirabamos sus ollas, sus fuentes, sus cucharones a traves de la ventana abierta de la cocina. El olor a fritanga todavia impreso en el respaldo de las sillas, y la voz de ella todavia en el aire como un zumbido, gritándole al Guille para que se levante a changuear. Todo el recuerdo pegoteado en la garganta. Y el Guille tieso al lado de ella con los hijos de ambos y del otro lado el ex marido también sin poder desahucease del todo. Los dos hijos más grandes de la Gringa están en Bower así que hubo un lío de papeles para traerlos.
Después del asado cayó el Julio en la estanciera tuneada. Vino raudo vino, como con una emoción sobresalida que se estaba por explotar.
Abrió la parte de atras, peló los cable de los bafle, apuntó a la Gringa como si quisiera darle al pecho, con un suspiro ahogado: - Para vos hermosa! - y dejó sonar a Carlitos con "Te lo juro vieja" que repercutió en las casas vecinas como un lamento y la lorena que se desmayaba entre sus hermanos.
Y así pasó la noche, con la Gringa bajo la parra del patio, y nosotros con los ojos bien abiertos con el "corbatita", el gato de ella, que supo traer enfermito de Estación flores, y que se refregaba el lomo en los pies del cajón como acariciándola.
Al otro día llegó temprano un despliegue policial como un operativo para el super clásico, el ETER traía al Tato y al Ulises de la Bower. Era el momento esperado por todos, mis dos primos de la Bower! sabes que? Del sector máxima peligrosidad! venían re cubiertos de tipos porque son re grosos ellos. Cayeron varias veces y se escapaban, hasta que un botón de Hogar III los batió y los mandaron para allá. Nos abrimos a ambos lados y ahí pasaron esposados, con la cabeza a gachas. - No se les puede hablar ni darles nada - nos advirtió uno de los oficiales, un grandote caretón, pero de allá atrás vino un alarido afónico como una pedrada: Te queremo Tato!, Tatooo! - (igualito al ringtone de Karina) mientras se sentía un llanterío general de las mujeres, y el Gille que le pegó una patada al tronco del limonero mientras lloraba temblando a los gritos con toda la camisa abierta y el pantalón flojo. Después nos corrieron veinte metros, nos corrieron, sobre la ruta, y ellos quedaron solos con la custodía al lado de su madre apenas diez minutos.Pero lo más triste vino al final, a la una de la tarde, en la salida. El calor más horrendo, el olor a flores que se iban ajando de las coronas, las botellitas de agua debajo del cajón para sacar la mala onda, todas las cartitas y las fotos que fuimos poniendo para que la Gringa no nos olvide, y ella con una cara de paz, mucha más paz que la noche anterior. La Lorena que reaccionaba y volvia a desmayarse. Los chicos más chicos que gritaban era esos cinco minutos finales, te queres morir, no terminaba más, el cajón que nos pechabamos por llevar, la procesión hasta la esquina, despacito, el ruidito de la cinta cuando corre el ataúd para adentro de la carroza, el colectivo que nos prestó la cooperativa para llevar a todos, la gente caminando, las motos, el auto del Fede que no arrancaba...y así...todo tan triste!

sábado, 16 de julio de 2011

Colosus Erector

Colosus Erector: ansiolítico, reconstituyente, tratamiento de ausencia total o parcial de la memoria y de la estrechez aguda.

El reconocidísimo sexopatólogo Dr. Muscularis Mucosae y la repatriadísima clitómana, especialista en encajaduras Dra. Comodis Acomodare, se refirieron al respecto sobre los abusos multiusos del Colosus Erector.
El Colosus Erector se presenta al público en forma de bella espiral durmiente, de unos 11 cm de largo, de estructura chata y algo blanda, con retracción retráctil al contacto liquido o su versión vertical parabólica de unos 22 a 30 cm de largo por 4 de diámetro. De coloración rojiza en su cefalea acupuntura.
(estas medidas son variables segun la región originaria de su desenvoltura y su sobrevivencia de postura paralepípeda)
El Colosus Erector es algo tóxico al gusto, su exhibición pública produce patatús, secreción ocular, pasmarotada, ciclotímia y diarrea estival variada.
Extremadamente sensible al tacto, puede adquirir dimensiones extraocipitales al incorporarse efusivamente sobre su doble base ovoidea.

Mediante consecutivas punciones penetrantes del Colosus Erector en zonas propensas al endobulbamiento el Dr. Chi-hua-hua ha concluído que el Colosus Erector puede ser administrado con profundas incisiones por vía recticular u oral aunque advierte, que la puja en condiciones posteriores a escala media es dolorosa y postraumática.

Se le puede dar muerte por mutilación con cualquier herramienta punzo cortante.

La ingesta con Colosus Erector puede producir obstrucción traqueobronqueal con posterior pérdida de conocimiento y coma prolongado.

- Che papuza oí!, suficiente te has querido conchabar con este juanetudo!!!
- Juanetudo yo??, cállese plastfon, o le daré un mosquetazo prominente en el peridoto!!
- Bastá ya!, yo soy aquí la licenciada en vaginalística y ud Dr. Chi-hua-hua es un pajeroto pornógrafo y un poluto!!
-ohh cuidado viene el cuco en un periquete!, no me hazmereir o rajaré un pedículo acapella!
-cuco y pedículo las pelotillas, sigamos con la conferenciada o los mandare al policlinico!
- Dr Mucosae, es ud un pitiminí!
-Chupa, chupa el pistilo, toca mis patas patata!
- Shhhh, dejen la pedorreta!, estamos peludeando culí.

ejem.....

La vida útil del Colosus Erector ronda los 55 a 60 años, luego de transcurrido ese lapso su figura desplegada y flexible puede sufrir una especie de "amasamamiento". De aquí en más, su agónica y chamusqueada existencia podrá tener brevísimos lapsus de jubileo mediante perseverantes estimulaciones variables.
Debemos advertir a la población asi mismo, que en aquellas personas con fuertes tendencias colosas erectomaniacas la pérdida o ausencia de Colosus Erector, suele ocasionar fugas temporales, crisis de cólera, comportamientos delictivos o epilepsia.
Sugerimos para estos casos estricto remplazo con su genérico mas próximo, el colosus erector en sus variantes a pila alcalina duracell, enchufe o bombeo manual. ( si es de enchufe a de ser tres patas, cable marron a tierra y solvente indoloro para vencetasil 3500)


Precauciones finales: Produce adicción, en tales casos la sintomatologia viene acompañada de trampantojo, deshidratación, adelgazamiento papilar, estreñimiento, palidez o fijacion psicológica con ciertas especies hortaliceas.

viernes, 13 de mayo de 2011

Burkina Faso


Mónica Villagra, ("monik villa" en el facebook) tiene 47 años. es telemarketer de Royal canin desde el 2005. Su única labor consiste en marcar 5 números de clientes en el transcurso de 4 horas laborales, de las que sólo trabaja 2 por una esguince en el nervio siático que le impide mover su mandíbula más de 65 veces al día. Aún así le gusta el maní confitado. Tiene la manía de triturarlos con el colmillo izquierdo mientras abre su boca gruesa y siempre pintada de fresa. Además de esta pelotudes no hace otra cosa, ella asegura que no le hace falta trabajar. Que es abogada por hora, paramédico de oficio y casi arquitecta. En un tiempo fue también diler de Tupperware, cajera en Crédito ya! y vendedora de campanas extractoras de aire. Es, según nos cuenta, prima política de Santo Biasiatti, gracias al cual, Elsita, su madre, trabajó 20 años de empleada doméstica en casa de María Rosa Gallo.
Hace aproximadamente un año Mónica nos confesó que era media hermana de Bill Gates, hija de un chofer de la familia Gates, padre de Bill, de nombre Byron Funes. Byron vivia en Long Island pero un día tras el escándalo, se embarcó a la argentina, más precisamente a suelo cordobes, al corazón de Residencial América. Aquí habría mantenido relaciones con una odalisca del bar "El 18" apodada Gladys por Gladys Florimonti. La odalisca habría dado a luz a Mónica, hija que abandonó en la Cocheria Botiglieri, en pleno velorio de Jardín Florido. Allí fue recogida por un empleado fúnebre de apellido Villagra, que la adoptó junto a su mujer, Elsa, la empleada de María Rosa Gallo. Según un mail que le llegó a su casilla de correo cuyo asunto era: PLEASE HELP ME, enviado desde Bank of Burkina, Mónica no salamente era reconocida por Bill gates sino nombrada su única heredera, ya que Bill no tuvo hijos por un problema de próstata y Byron murió pobre y sin dejar herederos en una avalancha en cancha de Belgrano. De esta forma Mónica se había hecho acredora de un tercio de la fortuna del multibillonario. Algo así como 80 millones de euros.
Habría sido el mismísimo Bill Gates quién bajo un nombre falso, le escribió a Mónica para informarle de la herencia y la forma de pago. 12 cuotas fijas, iguales y consecutivas de 6.6 millones a pagarse por Wester union previo envío de cheque a su domicilio. Por lo que Mónica decidió no abandonar su hogar ni para ir al almacén,a la espera del preciado correo.
El cheque jamás llegó. Pero si muchísimos mails de Mr. Abdoul Issouf, (Bill gates) reiterándole su amor filial. Ella nos leía y traducía los mails diariamente:

...Dear good friend!, (Quérida hermana)

>I know that this mail shall come to you as a surprise,(Sé que es un shock nuestro parentezco)
>I Am Director in The Bank of Burkina Faso, I Hoped that you will Not Expose or Betray this trust And confident (Te pido que seas paciente en el tema de la herencia)
>That i am about to repose on you for the Mutual benefit of our Both families.(Te amamos y recordamos como nuestra única familia)
> I Need your urgent assistance in transferring sum of ($13.5 Million United state Dollars) Immediately to your account.(Sigue esperando hija, ten paciencia)

>respetality (con amor)

>Mr. Abdoul Issouf (Tu hermano "Bill")

Aunque Mónica jamás perdió las esperanzas. Siguió cumpliendo sus dos horas diarias hasta que una tarde vino a despedirse. Renunciaba al trabajo de telemarketer para dedicarse full time a la ayuda humanitaria. Dicha revelación mística le había llegado también a través de un correo electrónico, pero esta vez, desde Crocow, Polonia:
...(foto irreconocible) Ella tiene 14 meses de edad y tiene toda la cara y el cuerpo quemado debido a un lamentable accidente, todavía tiene que pasar por muchas cirugías y rehabilitacion y sus padres no tienen más dinero. Por lo tanto estamos pidiendo su ayuda. Para cada email remitido sus padres conseguirán 3 centavos. Ayúdelos por favor y remíte este email a tanta gente como usted pueda...
Y así fue como Mónica empezó una cadena solidaria sin precedentes. Todo por email. Compró banda ancha de 10 mega y dedicó sus horas libres a enviar miles de correos a todas partes del mundo con la carta de los supuestos padres de esta nena. Conoció muchisimas personas, que se hicieron eco de la desgracia de "la niña de Polonia" como se hizo famosa en la red. Trabajó sin cesar, y hasta en sus horas de descanso se la pasaba mirando la página de Missing childrenn en busca de alguna cara conocida.
Así descubrió a Rogelio.
Rogelio es colombiano, como Shakira, y nieto de Jerry Andrus. De profesión minero. Estuvo trabajando en Chile hasta dos días antes del derrumbe de Copiapó. De allí se embarcó al Líbano y se convirtió en casco blanco. Trabajo en el terremoto de Japón y en sus horas libres navegaba en internet, hasta que una tarde le llegó un mail proveniente del áfrica, una hija no reconocida por él le escribía:

...Hello dear friend: (Hola querido padre)

>I have interest of investing in your country. (te encontré buscándote por la red)
>I am in search of an agent to assist us in the transferince fortune 1.000.000 dollars (incluso gasté en agentes casi un millón de dolares)
>Adoptain in the fillis of the said funds You will be required to amalie fortabatt (luego amalia fortabat casi me secuestra) Come, tarjet credit number? please, please
>Advise on lucrative (allí fue cuando dí con tu paradero a través de una tarjeta personal) You has Ј14.M will be for you. (estoy a 14 horas de aquí)

>I see apoderator fortune whit your number tarjet (tengo mucha fortuna de haberte encontrado)
>If not tarjet number, come, come, your phone number. (dame tu numero de teléfono)

number codigo pass: 444 987934 93849324 (este es mi número de ocasión)
hear picture this will bank (te adjunto la foto de casa)

>Best Haards, (con todo mi corazón)

> Adopted, Matthew Nelson (nombre adoptivo)

Fue así que Rogelio en busca de su hija africana dió con Mónica Villagra. Ella le enviaba fotos de "La niña de Polonia" y él las fotos de su hija adoptiva antes de ser casi capturada por Amalita Fortabat. Juntos llevan cuánta campaña haya por la red. Rogelio también se intercambia correspondencia con Mr. Abdoul Issouf al que Mónica reconoce como su única familia viva y hasta le ha pedido la mano de su hermana.

sábado, 16 de octubre de 2010

Métodos para una lectura efectiva


Métodos para una lectura efectiva
Cómo llegar a los demás con un mal texto
Técnicas para convertirse en un escritor consumado

Vestiremos de colores llamativos.
Usaremos anillos pulseras, peinados raros y todo aquello que pueda atraer a la vista fácilmente.
No beberemos alcohol por lo menos cuarenta y ocho horas anteriores a la lectura.
1 hora antes tomaremos infusión de jugo de pera más una nuez molida.
El pelo de ser teñido se recomienda que sea de color rojo, violaceo y sus derivados.
Los textos deberán estar escritos a doble espacio, y preferentemente en color azul, ya que es el color de la protección del Arcángel Miguel.


Como primera medida semblantearemos al publico. Si el texto es de carácter amoroso nuestra mirada deberá enfocarse a individuos jóvenes de entre 20 y 30 años, no más, ya que pasada esta edad las experiencias afectivas suelen dejar capas gruesas de insatisfacción lo que nos dará un público hostil que interrumpirá la lectura con chasquidos o movimientos oscilatorios molestos.
Si el texto es cómico nos concentraremos exclusivamente en personas mayores de 40 años.
La infancia, la melancolía pueril, y todo lo nostalgioso será dirigido a personas mayores de 50 años; y si nuestro texto incluye plantas, frutas, animales o arte culinario mayores de 60 años.

Si leemos directamente del libro, tomaremos éste con la mano izquierda desde el centro, procurando así que la mano derecha se encargue de los gestos de la expresión.

Si es de una hoja suelta deberá tomarse ésta con ambas manos, dejando el papel perpendicular al rostro en un ángulo de 45º.

Procuraremos que nuestra boca esté sin pintar, sana, limpia y sin saliva para evitar así imprevistos escupitajos o manchas en la hoja, pero tampoco demasiado áspera o seca.
El aliento deberá ser natural. Las personas con aliento fuerte, fétido o intenso deberán comer un caramelo de miel cinco minutos antes, advirtiendo no dejar restos dentro de la boca al momento de la lectura.

Todo lo de carácter subjetivo, emociones, sentimientos, aflicciones, estados de ánimo lo pronunciaremos nasalmente. De esta forma la palabra tristeza la pegaremos al paladar brevemente como si se tratara de un chicle. De esta forma acolchamos el efecto de los significados en las personas.
Los objetos, quehaceres, acontecimientos, los pronunciaremos como un rechinar general de dientes. Dándole un tono metálico a las palabras les quitaremos su importancia afectiva.

El ahogado: Los nombres de persona los pronunciaremos “ahogadamente”, ejercicio por el cual retenemos el aire con el vocablo dentro, soltando imprevistamente como si fuese lanzada de una catapulta. Así diremos Inesss, reluciendo la S final.

Las frutas ,verduras, marcas, nombres de ciudades irán seguidas de una mirada corta y efusiva, mirada en galope, a este técnica se la denomina “el refucilo”. Así cuando vemos el arribo de la palabra con un ligero revés de la mandíbula levantaremos la mirada por 1 o 2 segundos sin pestañar.
La palabra amor, ausencia, así como toda la conjugación del verbo doler, partir, querer o temer se le deberá anteponer un temblequeo facial denominado
“el pensionado”. Este movimiento consiste en dejar suspendida la mandíbula en un oscilante movimiento semejante al temblequeo ceñil. Accionaremos el pensionado
cuando la pálabra entre en su última sílaba.

El solitario: Esta forma de lectura se aplica exclusivamente cuando se nos invita a leer en lugares donde no somos bien recibidos. Como su nombre ya lo indica, consiste en leer en 2 tonos superiores al normal, haciendo oídos sordos de todo lo que ocurra a nuestro alrededor.

El sapito: consiste en adelantar la lectura lo más que se pueda, saltando y comiendose los versos y estrofas. Se utiliza cuando el texto es muy malo y deseamos concluírlo rápidamente, tratando en lo posible de no perder el hilo conductor.
Para “el sapito” se requiere de mucha destreza y habilidad mental.

La timidona y el convaleciente: Utilizaremos este método fundamentalmente para narrativa extensa, textos densos, capítulos de novela, decálogos, prólogos, epílogos y todo otro contenido que pueda resultar aburrido y sin interes. Parándonos con media joroba hacia delante daremos a la platea un aspecto de desconfianza, estreñimiento y fragilidad. Los ojos deberán estar a medio abrir, las palabras deberán ser pronunciadas en un tono bajo, sin abrir mucho la boca. La gente no suele poner resistencia a esta clase de actitudes y lo dejará a ud llegar al final de su narración en absoluto silencio.
El convaleciente es el mismo método pero las palabras deberán ir entre pausas de cuatro segundos, no más.
Advertencia: Se prohibe mirar al público durante la lectura en modo convaleciente.
En caso que el público sea difícil o comience a inquietarse podemos utilizar ambos métodos seguidos uno del otro. De esta forma leeremos medio texto en “timidona” y otro medio texto en “convaleciente”.

La licuadora: Quizás el más complejo de los métodos de lectura. La licuadora es el rejunte de todos los ya mencionados comenzando en “sapito” y concluyendo al final en “solitario convaleciente”.

El gritón: Consiste en intercalar los versos con subidas imprevistas del tono de la voz hasta 3 semitonos arriba.
Así diremos:

ME GUSTAS CUANDO CALLAS
Porque estas como austente
DISTANTE Y DOLOROSA
Como si hubieras muerto

El escalofrío: Exclusivo del poema romántico. Luego de pronunciar las palabras Corazón, recuerdo, deseo cielo y/o noche cerraremos los ojos durante 3 segundos consecutivos dejando en vibrato la última vocal o consonante. Así diremos:

Corazónnn (ojos cerrados) 1…2…3 abrir



Hay tres métodos que corresponden al segundo nivel para lectores expertos que los menciono aquí, pero no los practicaremos por ahora. Ellos son:

La cucharita: que consiste en un breve comentario sobre el texto o sobre cualquier cosa que se nos venga a la cabeza antes de leer. Sería como unas palabras previas a la lectura. En los lectores más osados la cucharita puede llegar a la media hora de duración.

El encausado: Lectura de espaldas

La cansadora: leer sentados.

Espero que les haya sido de utilidad.
Seguiremos con el segundo nivel, más ejemplos prácticos y video adicional la semana entrante.

Por una exitosa lectura de malos textos!

martes, 2 de marzo de 2010

Dos Velatorios


Falleció el abuelo Salmiro, y tuvo la muerte más dichosa. Murió sentado, esperando su turno en las bochas, en el Centro de Jubilados "la nueva esperanza". Era el clásico del domingo, "Los bastones reboltosos" vs Hogar de día "El caracol pensionado".
Viudo, sin hijos, pero con dos hermanas aún vivas, Nicolasa Perulero, y Ercilia Perulero viuda de Rocha.
Suerte que Salmiro tenía Pami, le cubrió el 20% del sepelio más 1 bono para un arreglo floral de $5, 50 ctvos., beneficios que le fueron descontados de su jubilación durante 50 años.
Los abuelos que jugaban con él estaban consternados, así que no lo movieron, llamaron a la policia que llegó a la media hora y se encargo de avisar a la familia aunque éstos no lo movieron, pero si avisaron al servicio de emergencia. Los del servicio de emergencia constataron la defunción pero tampoco lo movieron, así que cuando vinieron a buscarlo para llevarlo a la morgue el bisabuelo Salmiro estaba durito como una tostada, y para colmo, jamás soltó la bocha, así que lo llevaron nomás, semisentado y con la bola pegada a su mano.

Decía el Nestor, que trabaja en una veterinaria, que en la morgue, para ablandarlos los arrojan en agua caliente; en cambio Elvira dice que los enlazan de ambos extremos y tiran hasta que quedan lisitos.
La entrada de la casa funeraria era como la entrada de un Hoyts cinema, en éstos una enorme marquesina de vidrio te recibe en la puerta, donde figura: nombre de la peli, sala y hora de la función. Aquí en cambio figura el nombre del muerto, sala y hora del entierro. Sólo le faltan las marquesinas de próximos estrenos, aunque con la tecnología que hay ahora, pronto los funerales también tendrán sus murales de próximos servicios. De esta forma podremos reservar previamente un cómodo lugar privilegiado cerquita del difunto, ir pagando las flores en cómodas cuotas, o por qué no contar con una "lista de fallecimiento" asi como la "Lista de casamiento", donde cada familiar, amigo, vecino invitado colabore, aporte con la chorrera de gastos de la inhumación y evitar de esta forma que una sola persona se adueñe del derecho que tenemos todos de pagar el entierro de nuestro ser querido. En la lista figuraría el impuesto por cajón abierto, impuesto por evento insalubre, impuesto por salir de zona urbana, por regresar de ella, impuesto a más de 2 coronas florales, Impuesto a menor cantidad de asistentes, y el impuesto a reacciones descontroladas, ataques de ira, llanto o convulsión nerviosa.
Así y todo entramos, primero un living, pasillo, dispenser, baños a la izquierda, pasillo, cocinita, más dispenser, living grande con gente de otro velatorio que te mira de arriba a abajo y piensa: "sos una intrusa". Lo bueno es que en este tipo de velatorios compartidos el respeto es extremadamente exagerado. Nadie se levanta a preguntarte si sos familiar del muerto; por el contrario te abrazan aún desconociendo tu identidad y te agradecen una y otra vez el que hayas podido venir.
La cuestión es que el bisabuelo no estaba por ningún lado, hasta que por fín una voz proveniente de un altoparlante parecido al de los aeropuertos anunciaba "Salmiro Perulero, 15 horas, crematorio municipal, edificio Malanca, zona roja, 2do subsuelo salita B1. Y allí entramos: ochenta personas apretadas, olor a cafe con claveles con llanto. Son esos espacios cerrados que te dan una profunda somnolencia. Ochenta personas llorando enloquecidamente. Pensaba cuando fue la última vez que cada una de estos individuos había visto por última vez al abuelo. Pues, vivía solo, al fondo de la casa de la tía Clelia que días antes especuló con la idea de llevarlo a vivir sus últimos días en un geriátrico.
En fin todo pipi cucú, en la cocinita muchos potecitos enfilados prolijamente, un potecito con cafe intantáneo en sobrecitos, otro con cafe suave, torreado, otro pote con té de té, té de tilo, té de boldo, carqueja, baleriana, en hebras finas, gruesas, caldos para sopa, mate cocido, yerba mate, edulcorante y hasta azucar impalpable. Y yo sólo queria un vaso de agua fresca pero el dispenser estaba roto. En los baños se terminó el papel higiénico por las interminable moqueada de las viejas....
Nada pero nada que ver con el sepelio de la Gringa, allá en el asentamiento cooperativa "la segunda" por Malagueño. 140 kilos de grasa curtida en el lomo. Vivía de sus ventas, pastelitos, bombitas de crema, los sábados empanadas salteñas y el locro caldudo del domingo. Amasaba todo con una furia asesina, la mesa se movia descaderándose al ritmo de sus brazos pesados, colgantes, dandole sopapos a la masa, como apalenado a la mala racha, siempre con el vaso de termidor al lado. Se brotaba de sudor y te hablaba bien cerca compartiéndote el aliento, la malaria, el polvo y ese ronquido permanente que le salía de adentro como si tuviese una persona atrapada silvándole desde las tripas. Se limpiaba con el delantal grasiento llevándose el antebrazo a la frente como para recobrar la fuerza y te estrechaba con su mano gruesa, siempre caliente.
Tres veces cayó la Gringa al Misericordia con cólico renal, pero no hacía caso, se rascaba los cálculos de tan dejada. Y Siempre se quejaba de ese dolorcito en las coyunturas. Tres veces cayó, la cuarta no le perdonó y allá fuimos al velorio.
Un mundo de gente, ya desde la equina, chicos en moto, gente en bicicleta, ancianos en silla de ruedas. Para colmo 20 de noviembre, un calor horrendo, un apelotonamiento de gentío cruzada.
El velorio lo hicieron en las casas cómo un último gustito para ella. Con asado y cerveza incluída.Pero afuera, porque la casita era un estrechez, una casillita de gas.
Hicieron poner el cajón bajo la parra del patio, sacaron la puma vieja del Julio y la mesa llena de cosas. Los tablones para el asado a diez metros, paralelos al cajón, y el asado en una enorme parrilla que sabíamos usar para ir al rally. Y allí estuvimos, con el llanto entrecortado entre los bocados de carne que sabían a las empanadas de la Gringa. Mirabamos sus ollas, sus fuentes, sus cucharones a traves de la ventana abierta de la cocina. El olor a fritanga todavia impreso en el respaldo de las sillas, y la voz de ella todavia en el aire como un zumbido, gritándole al Guille para que se levante a changuear. Todo el recuerdo pegoteado en la garganta. Y el Guille tieso al lado de ella con los hijos de ambos y del otro lado el ex marido también sin poder desahucease del todo. Los dos hijos más grandes de la Gringa están en Bower así que hubo un lío de papeles para traerlos.
Después del asado cayó el Julio en la estanciera tuneada. Vino raudo vino, como con una emoción sobresalida que se estaba por explotar.
Abrió la parte de atras, peló los cable de los bafle, apuntó a la Gringa como si quisiera darle al pecho, con un suspiro ahogado: - Para vos hermosa! - y dejó sonar a Carlitos con "Te lo juro vieja" que repercutió en las casas vecinas como un lamento y la lorena que se desmayaba entre sus hermanos.
Y así pasó la noche, con la Gringa bajo la parra del patio, y nosotros con los ojos bien abiertos con el "corbatita", el gato de ella, que supo traer enfermito de Estación flores, y que se refregaba el lomo en los pies del cajón como acariciándola.
Al otro día llegó temprano un despliegue policial como un operativo para el super clásico, el ETER traía al Tato y al Ulises de la Bower. Era el momento esperado por todos, mis dos primos de la Bower! sabes que? Del sector máxima peligrosidad! venían re cubiertos de tipos porque son re grosos ellos. Cayeron varias veces y se escapaban, hasta que un botón de Hogar III los batió y los mandaron para allá. Nos abrimos a ambos lados y ahí pasaron esposados, con la cabeza a gachas. - No se les puede hablar ni darles nada - nos advirtió uno de los oficiales, un grandote caretón, pero de allá atrás vino un alarido afónico como una pedrada: Te queremo Tato!, Tatooo! - (igualito al ringtone de Karina) mientras se sentía un llanterío general de las mujeres, y el Gille que le pegó una patada al tronco del limonero mientras lloraba temblando a los gritos con toda la camisa abierta y el pantalón flojo. Después nos corrieron veinte metros, nos corrieron, sobre la ruta, y ellos quedaron solos con la custodía al lado de su madre apenas diez minutos.Pero lo más triste vino al final, a la una de la tarde, en la salida. El calor más horrendo, el olor a flores que se iban ajando de las coronas, las botellitas de agua debajo del cajón para sacar la mala onda, todas las cartitas y las fotos que fuimos poniendo para que la Gringa no nos olvide, y ella con una cara de paz, mucha más paz que la noche anterior. La Lorena que reaccionaba y volvia a desmayarse. Los chicos más chicos que gritaban era esos cinco minutos finales, te queres morir, no terminaba más, el cajón que nos pechabamos por llevar, la procesión hasta la esquina, despacito, el ruidito de la cinta cuando corre el ataúd para adentro de la carroza, el colectivo que nos prestó la cooperativa para llevar a todos, la gente caminando, las motos, el auto del Fede que no arrancaba y así... todo tan triste.